Historia del Club

HISTORIA DEL CLUB MAGNETO

Urriza1Por el socio fundador D. José Felipe Urriza Tolosa

 

En el verano del año 1979, enterado D. José Ulibarrena de la restauración de alguna moto, contactó con Gregorio Muro, Jesús Vigor, Alberto Toca y conmigo para participar en la próxima Korrisketa con las MOTOS. Con paradas en la Plaza del Castillo y en las Plazas de los otros Ayuntamientos.
Fue el primer contacto de la afición.
Allí estaban Ulibarrena, Aguilera, Colomo, Etxeberria, Felipe Ansa, Barbería, Ayerra y algunos más con sus coches antiguos, así como con el primer camión que tuvo el Parque de Bomberos de Pamplona, un Ford T conducido por los bomberos Ganuza y Jericó, a los cuales nos unimos con una moto Guzzi, una B.S.A., una B.M.W. de Guerra, una Lube y un Velocípedo.
Por aquellas fechas apareció en escena Ricardo Barado, “el Catalán”, que estaba metido en cuerpo y alma en la restauración de una B.S.A., “chocolatera”.
Sin duda alguna este hombre, con gran afición y muchos conocimientos, fue un gran impulsor de la afición a las motos en Pamplona.
Cabe destacar en aquellas Korrisketas la gran afluencia de público, sobre todo en la Plaza del Castillo, donde se respiraba un ambiente festivo. La gente observaba los vehículos expuestos y los comentarios giraban en torno a recuerdos y anécdotas sobre viejos cacharros.
Estas exposiciones ante el público fomentaron, sin lugar a dudas, la afición, y seguro que animaron a más de uno a desempolvar y restaurar algún viejo trasto de los que hoy circulan.
En este primer recorrido las motos despertaron un gran interés entre el público, quizás por la novedad, y seguramente debido a este interés comenzaron a invitarnos desde Guipúzcoa a un recorrido que organizaban anualmente a mediados de agosto, en el cual participamos varios años con la B.S.A., el Velocípedo de Jesús Vigor y Felipe Ansa con un coche ELAYA.
Por aquellas fechas, los aficionados a las motos antiguas en Guipúzcoa ya estaban asociados en el “Real Moto Club de Guipúzcoa”, del cual me hice socio con el objetivo de hacer una especie de puente entre aquella afición y la que comenzaba a brotar en Pamplona.
De esta forma comenzamos a tomar contacto con la afición guipuzcoana en una excursión anual que realizaban a San Miguel de Aralar, y que aún en la actualidad se sigue realizando en conjunto con MAGNETO.
Con el paso del tiempo comenzaron a salir nuevos aficionados, y llegaron Manolo Alcate, Estanis, Biurrun, Fernando Alfonso, Basiano, etc. etc., con lo cual empezaba a caldearse el ambiente, siendo cada vez más frecuentes las reuniones entre nosotros, y comenzaron a organizarse algunas excursiones.
En varias ocasiones se trató el tema de crear una Asociación o integrarnos en algún club ya formado. Hubo contactos con el Moto club de Navarra y con el Moto club Motocrak, pero se desistió porque todavía no teníamos suficientes socios.
Por otra parte, tampoco se apreciaba excesivo interés de cara a las motos antiguas en estas asociaciones ya formadas, por lo que se decidió seguir por libre organizando las reuniones y excursiones que nos parecieran oportunas y esperar a mejores tiempos.

24

Y así transcurrió el tiempo hasta que, en Octubre de 1993, se convocó una reunión en el Hotel Iruña Park.
En ella se volvió a discutir la necesidad de crear una Asociación, y a pesar de ser pocos se decidió llevar adelante el tema.
Ricardo Barado propuso el nombre MAGNETO (elemento de clara referencia en motores antiguos) y nos pareció correcto.
El diseño del anagrama quedó a mi cuenta, y Jesús Vigor quedó encargado de agenciar la documentación necesaria para crear los Estatutos y presentar al Registro.
Por fin, el 16 de Noviembre de 1993 quedó constituida y registrada la Asociación de Motocicletas Antiguas de Navarra MAGNETO , figurando como presidente D. Jesús Vigor Magallón.
Y el tiempo no ha corrido en balde. Nos encontramos actualmente con una asociación de más de 70 socios, en la que reina un ambiente de verdadera afición y compañerismo y una clara tendencia a colaborar por la continuidad de la buena marcha de la misma.
Muy interesante sería, pues, el seguir en esta línea para fomentar la afición que nos une y colocarla donde se merece, sin empañar su buena imagen. Sería vergonzoso echar por tierra lo que tanto ha costado. Estoy seguro de que, entre todos, nos ocuparemos de que esta historia continúe y siga creciendo.


¡Gracias y ánimo a todos!

Fdo.: José Felipe Urriza Tolosa