Socio de Honor del Club MAGNETO.
UlibarrenaDirector del Museo Etnográfico
clip image002 0003Con todo gusto y simpatía acepto la invitación de la Asociación Magneto para referir mi experiencia en actividades de poesía y bellas artes, en esta ocasión referente al poema de los motores, carrocerías, tornillos y tuercas sobre ruedas, propulsadas por energías carburantes.

El muy simpático y tesonero ( = jatorra) Felipe Urriza ha escrito concretamente los orígenes de la Asociación Magneto, sobre la trayectorialidad que traía el "Veloz Club Pamplonés".

Bien y bueno, todas esas referencias y concreciones. Sobre o a partir de lo dicho y escrito digo:

Mi preocupación primordial, hace unos 27 o 29 años, fue la de evitar el exterminio de automóviles y motocicletas a causa de la presión modernista, lo cual agresoramente tiraba a la chatarra no solamente vehículos muy bien hechos, pues también hacían muy bueno el desarrollo de su cometido aún con muchos años de servicio a sus dueños o sociedades anónimas.

Estas gentes, aún de haber obtenido éxitos en diversas épocas y sólidos beneficios con esos automóviles de alta calidad mecánica, no reflexionaron en el contenido evolutivo, histórico ni en el prestigio profesional que la cultura mecánica- automovilística tiene y contiene muy claramente.

No se interprete este auténtico hecho como censura, sino tal cual realidad precipitada, peseterista. Comprobamos que no todos somos poetas, por lo tanto no hay por qué lamentarse ni disgustarse. En la Asociación MAGNETO, además de poetas, son románticas y entusiastas de todo ese meollo graciosamente mecánico y artístico.

El "Veloz Club Pamplonés" tiene su origen en 1889. Aquellas gentes precursoras del automovilismo en este Reino Navarro tenían un matiz del progreso mecánico. Otros premios de arquitectura, decoración, modas, música, teatro, urbanismo, construcción y deportes también nos dejaron su huella profesional muy prestigiosa, principalmente en Pamplona, final del siglo XIX y principios del XX.

El "Veloz Club Pamplonés" respiró nuevamente en 1969/ 70. Le insufló energía (después de muchísimos años de letargo o descanso) la fundación musical Don Pedro de Navarra. Esta fundación valoró aquel "Veloz Club Pamplonés", además de por lo reseñado, por su actuación en la "Protesta Foral = La Gamazada", en 1894. Coinciden la dignidad histórica con el progreso mecánico de este Reino Navarro entre la civilizada actuación de las gentes de Iruña hace ya más de un siglo.

El Ford T. Pedales estaba retirado del Servicio de Incendios de Pamplona. Me enteré por un mecánico municipal, quien me dijo que lo arrumbaron en los almacenes municipales del Sario. Me presenté allí mismo para informarme de cómo salvarlo de la chatarra.

Me aconsejaron ir al Ayuntamiento; en dicho almacén nada podían hacer ni decidir.

En el Ayuntamiento me entrevisté con el Secretario de la Corporación, Sanz González. Ante la extrañeza del Secretario (convencido de la inutilidad de dicho vehículo) me envío a tratar el asunto con el Arquitecto Municipal Javier Ayesa.

Este, muy amable pero irónico, me preguntó: "¿Es una broma, Ulibarrena?". Mi respuesta fue: "Me es preciso salvarlo comprándolo, o un permiso para arreglarlo y pasearlo en la Karrisketa que haremos en San Fermín Txikito". El arquitecto dijo: "Si se puede arreglar no se venderá, y si se arregla... yo me preocuparé de que lo conservemos correctamente".

Para esta solución hablé con el Industrial del Gremio Doria. Éste me dijo: "Te propongo dos mecánicos que conocen bien el Ford: García y un ayudante". - Y así se salvó el vehículo Ford T. Posteriormente lo conservan correctamente en el municipio.

Algo parecido me vi obligado a hacer con el Dedion Bonton de Esparza (Anís las Cadenas) de Villava. Las mismas diligencias y los mismos mecánicos. También formó parte en las Karrisketas, con el Peugeot de excepción, del Conde Gendulain. También nos lo prestó y Torregrosa lo puso a punto y lo condujo por las calles pamplonesas en la Karrisketa.

Y así de sencillo, pero eminentemente poético, hicimos todos los esfuerzos integrales para beneficio cultural automovilístico. No consentíamos que solamente las ciudades grandes harían esos poéticos, bohemios y románticos desfiles de la poesía de la mecánica con prestigio y carácter de la persona constructora en general. Por eso Pamplona empezó a tener su Karrisketa de Automóviles Antiguos, precisamente en San Fermín Txikito.

Algunos pueblos de la Comarca también disfrutaron. Ininterrumpidamente, hicimos doce años la Karrisketa. Por varios de aquellos años, en las fiestas de San Fermín de Aldapa no había más festejos que la Karrisketa.

Una anécdota muy graciosa ocurrió el segundo año que estuvo el Ford T de la Sociedad de Incendios de Pamplona (posteriormente Municipal). Dicho vehículo, conducido por dos bomberos, se despistó del recorrido autorizado por el municipio pamplonés. El Jefe Superior de la Guardia Municipal nos denunció y multó por no cumplir el riguroso recorrido solicitado.

Como responsable de la Karrisketa, hice un recurso a la alcaldía: "Ruego, señor Alcalde de Pamplona, tenga a bien considerar que el único vehículo de la Karrisketa que mal hizo un pequeño despiste fue el Ford T de los bomberos, cuya propiedad es municipal. ¡Por lo cual la multa la debe pagar el propio municipio!"- Me respondieron dos meses más tarde: "El asunto está archivado".

José Ulibarrena Arellano

Biografía de Don. José Ulibarrena:

Nació en Peralta-Azkoyen (Navarra) el 24 de enero de 1.925. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Pamplona con los maestros Zubiri y Pérez Torres. Tras un período de formación en París, donde estudió escultura plástica y modelado, en 1.945 recala en Venezuela, donde durante 7 años realiza numerosas obras escultóricas.

En 1.962 crea el Museo Etnográfico de Berrioplano y dos años más tarde comienza su colaboración con D. José Miguel de Barandiarán. Actualmente dirige en Arteta (Navarra) un Museo donde se pueden encontrar más de 5.000 piezas prehistóricas.

Sus obras pueden admirarse en países tan dispares como Francia, Suiza o Venezuela, así como a lo largo de toda la geografía Navarra. Queremos señalar especialmente la magnífica obra escultórica que ha realizado en la Plaza de los Fueros de Alsasua con los restos del viejo y entrañable nogal que la presidió durante muchos años. En reconocimiento a la labor realizada en beneficio de la cultura de nuestro país, el Club MAGNETO le nombró SOCIO DE HONOR.

El tesón de Ulibarrena .

Más de cinco mil piezas se exhiben en este particular museo al que José Luis Ulibarrena, pintor y escultor, lleva dedicado más de treinta años, recopilando objetos. Más de cuatro plantas conforman la casa Fantikorena, actual sede del museo. A las piezas que se exhiben, pertenecientes a diversas épocas y estilos.

El Museo:

Contiene bienes etnográficos procedentes del ámbito histórico de Navarra, desde época medieval hasta la aparición del maquinismo automatizado (décadas 1930-1940), con fondos representativos de los modos de vida tradicionales (forja en particular), artesanía (en madera y barro principalmente), juegos e indumentaria. La casa donde se encuentra instalado, Fanticorena, tiene una antigüedad comprobada en 1668 y constituye uno de los atractivos de la visita, ya que está construida siguiendo los saberes populares. El Museo ofrece algunas piezas de su fundador y actual director, el escultor José Ulibarrena Arellano.

Remolcador
REMOLCADOR TRANSFORMADO
Arribe-Atallu.

Titular : Fundación " Mariscal Don Pedro de Navarra ".
Contenido : Bienes etnográficos hasta la década de 1940, correspondientes al territorio histórico de Navarra.
Horario : De 10 a 13,30 h.
Visitas grupos : Previa petición.
Tel. 948 32 80 34 .
Tarifas : Acceso gratuito .

B.A.C